Archivo del Autor: Maxi Tell

Gimnasia sumó la derrota 12 tras el 0-1 en Ferro

El Lobo perdió 1 a 0 en caballito frente al Ferro de Mario Gómez y continua su caída. Osvaldo Mirando, ex Gimnasia, rompió el cero de un partido mediocre y poco visto mientras que los de Calderón no consiguieron siquiera un par de jugadas peligrosas. Una defensa muy endeble y una ofensiva poco creativa fueron la postal de la derrota número 12 del equipo jujeños.

Durante el inicio del partido los locales aprovecharon los espacios que dejaban a sus espaldas tanto Minici como Chitzoff, esto sumado a una experimental posición de lateral izquierdo de Giménez, hizo que Buffarini sea destaque por el carril derecho del ataque de Ferro. Mas allá de ciertos errores y vacilaciones de Bernay para marcar a Pereyra Díaz, Salmerón y compañía no pudieron con Cavallotti.

Entre los minutos 15 al 35 quizás se vio lo poco y mejor de Gimnasia. Galarza se adueñó del medio y fabricó, de cada recuperación de Ramasco, una combinación ofensiva con Luna. Alternando Delorte y Triverio fueron quizás los mas adelantados pero mas allá de algunos centros cruzados que metieron peligro no hubo jugadas desequilibrantes en el área de Ferro.

El complemento comenzó, como en el final del primer tiempo, con un Lobo algo temeroso de no poder sostener el empate y mas bien adormecido atrás. Los sucesivos errores de Bernay y Franco en defensa y la lejanía entre las posiciones de Luna, Delorte y Triverio, inclinaron el juego a favor de verdolaga.

Por dos remates de Navarro, uno de afuera del área al ángulo y otro a quemarropa entrando al área, el arquero Cavallotti se convirtió en la figura y hasta tapó otro mano a mano. Al minuto 37, un córner que la defensa no supo despejar en el primer palo, rebotó en la cintura de Minici y habilitó a Miranda en el área chica que definió marcando el Gol de la jornada.

El ingreso de Arraya (por Delorte) y Magno (por Triverio) no lograron generar mas que un centro cruzado que terminaría en un cabezazo lejano de la flecha. El miedo se tradujo en quietud y eso atrajo otra derrota. El equipo de Calderón y quedó en el vestuario la incógnita de que si el DT soportará un fin de semana mas esta tortura.

Gimnasia enfrentará el viernes a Huracán y todos tendrán que alentar. En la semana todos deberemos dar la cara desde su lugar. Quedan muchos puntos en juego, pero si no se comienzan a sumar victorias (o al menos empates) la temporada que viene se jugará para evitar una promoción o descenso. Duele pero es la verdad. Gimnasia no puede perder mas y todos debemos estar juntos para salir de la peor racha de la historia.

Anuncios

De menos a mas y de todo a nada

El Lobo jujeño empezó el campeonato ganando, con victorias consecutivas y la valla invicta, llegó a ser puntero del Nacional B. Pero en un momento y casi de la noche a la mañana, se embriagó con su propia ilusión, se quedó sin piernas y terminó azotado por sus deficiencias internas. Terminó el campeonato en el fondo de la tabla, con la peor marca de su historia y muchas dudas entre el plantel y la dirección técnica.

Para muchos los números hablan por si solos, pero transcurrida la primera mitad del Campeonato de Segunda División, es necesario un panorama completo para entender la actualidad de Gimnasia.

En la general jugó 18 partido (saco 17 puntos). Ganó 5 – Empato 2 – Perdió 11. De local jugó 10 partidos / Ganó 3 – Empató 1 – Perdió 6 (saco 10 puntos). De visitante jugó 8 partidos / Ganó 2 – Empató 1 – Perdió 6 (saco 7 puntos)

Dejando los fríos números, la verdad que el fútbol del Lobo tienen responsables y son los hombres. Sus jugadores, técnicos y hasta dirigentes. La prensa y los hinchas no hemos sido mas que simples espectadores y analistas de un contexto extraño que ilusionó con fuerzas y de igual forma desilusionó. Los seguidores sobre todo siguen fieles esclavos de la pasión.

En lo futbolístico Salvador Ragusa acordó con Gimnasia formar un plantel austero en nombres, con mucha hambre y jugadores con mucho potencial por descubrir y trabajar. Sin los altos sueldos de planteles pasados, una dirigencia en pleno proceso de transición, asumió el riesgo. El experimentado DT convenció, trabajó, comenzó bien y se fue con un equipo que no le respondió.

Por su gran “ojo” de potrero, Ragusa no demoró en encontrar el equipo, su dinámica y efectividad. Pero no pudo sostener los ánimos, egos y rendimientos de un plantel en formación.

Arrancó ganando, afianzó a un gran arquero como Crivelli; soltó como volante para que explotase a Ferreyra; inspiró a Sagarzazú para superarse y hasta acomodó tácticamente a Luna. Con ciertas dudas en defensa pero sostenido por un buen nivel en la valla, fue contundente en ataque y ganó. Anotó de visitante, con velocidad e inteligencia para atacar y solidaridad al defender.

Cuando todo parecía encaminado, vino el parate y el bajón. Se postergó el partido frente a Chacarita (se prestó el Estadio a la FNE) y en ese fin de semana el plantel perdió su alma de juego. Hasta los hinchas terminaron señalándose entre sí, cuando empezaron los rumores de los festejos excesivos y con las derrotas llegaron los reproches. Desde ahí todo fue perder.

Crivelli perdió el invicto de su arco. Franco perdió regularidad. Sebastián Díaz perdió ritmo. Sagarzazú perdió explosión. Saucedo perdió constancia. Ferreyra perdió minutos, convocado por la Selección. Pirchio perdió definición. Luna perdió entrega y ubicación. Ragusa perdió el puesto. Minicci y Chitzoff bajaron de nivel. Ramasco continuó intacto y el resto no sumó ni restó.

El Técnico no supo enviar un mensaje ofensivo a tiempo desde el vestuario y su propio equipo lo vio estrellarse contra un sistema que comenzaba a resquebrajarse. El plantel quedó resaqueado de los triunfos, se ahogó con su ego y no supo reconocer los liderazgos internos necesarios. Con tal desconexión, el nuevo Presidente Yecora optó por oxigenar.

Ragusa se fue y en muestra del proceso de transición generacional que encara el actual Presidente, buscó una rápida señal para posar en el banco: José Luis Calderón. Técnico joven, debutante y que como pergamino del oficio trae su espíritu de trabajador incansable. Ulloa quizás hubiese optado por alguien de mayor experiencia, pero la verdad que cada vez quedan menos nombres y al ver un hombre que jugó en Independiente y Arsenal, no quedan muchas dudas de quien lo recomendó.

El equipo sintió la nueva energía pero logro ponerse de pie. Con leves muestras de mejor fútbol intentó, pero no pudo salir del pozo. Solo queda pensar que los dos refuerzos habilitados para fichar en el verano cambien el panorama.

Se necesita mayor seguridad en el fondo, Franco fue perdiendo nivel pero es numero puesto; Soto no jugó bien cuando le tocó ser inicial y Díaz no logró convertirse en esa especie de Gabi Ramón o Pomba que la hinchada esperaba. Minici y Chitzoff son la experiencia lateral pero también las personalidades fuertes. Ferreyra debe seguir creciendo; Sagarzazú volver a correr y animarse como antes y Ramasco mantenerse sano de sus lesiones. Luna deberá entender que Gimnasia necesita un líder, que juegue y haga jugar; sin caprichos, con entrega; entender y lograr su juego para tener algo mas que una foto en común con Riquelme. Le falta un socio a Pirchio que entre Magno y Triverio no lograron ser.

Los refuerzos deberían ser un delantero y un cinco, en su defecto un central. Traer experiencia y confianza del DT no debiera significar sumar veteranos pesados. Ojalá Calderón consiga su caudillo en este plantel y pueda sumar fútbol con las incorporaciones.

Gimnasia fue de menos a mas, para después pasar de todo a nada. Presos de la ilusión todos vimos un espejismo futbolístico con mucho aroma real. Después el vacío futbolístico. Espero los jugadores descansen, aprovechen el receso para la familia y recomponerse mentalmente. Cuando llegaron, les vimos hambre y fuego, hoy están vacíos. Que la dirigencia se abrace a la calma y la hinchada siga cantando. Gimnasia nos necesita unidos y trabajando.

Por Maximo Tell
maximotell@gmail.com
@maximotell

Ganó River 4 a 1 y Gimnasia no levanta

Con un marco espectacular, a estadio lleno, River se llevó los tres puntos de Jujuy frente a un equipo de Ragusa que no supo hacerle frente. El partido se abrió con un injusto penal regalado por Lunatti para el Mllonario pero reforzado por una gran actuación de Cavenaghi

El partido comenzó con gran intensidad, impulsado por un estadio colmado y las expectativas de ambos bandos. Abecasis y Sánchez fueron la dupla por la que sumó River sus primeras llegadas. Luna y Pirchio con la potencia de Ferreyra pero con intentos tibios.

Al minuto 23, el arbitró inventó un penal de una jugada en la que Crivelli le quitaba sin falta el falta el balón a Domínguez. Cavenaghi lo cambió por gol y la injusticia golpeó al equipo de Ragusa. Los de Almeyda pudieron abrir un primer tiempo que era sumamente parejo y equilibrado.

En el complemento River realmente jugó mejor, dominó el mediocampo y superó al Lobo. A los 5m Díaz marcó mal a Cavenaghi y Toro liquidó al entrar al área definiendo al palo mas lejano marcando el 2 a 0. Crivelli tapó un cabezazo y un remate del 9 millonario, salvando su valla.

Recién a los 15m Sucedo sumó la primera llegada con un remate de larga distancia, pero ya los de Ragusa no marcaban en la mitad y atacaban con desorden. En una contra y con superioridad numérica, Sánchez habilitó a Cavenaghi y este anotó de taco el 3 a 0.

A los 42m Minici concretó lo que fue un buen pase de Saucedo y la inocencia de Chichizola para salir, aprovechando para definir y descontar con un remate desde el piso. Con tiempo cumplido una jugada de contra y tras una serie de rebotes, Cavenaghi se encontró con el balón en el punto del penal y amague mediante, metió el 4 a 1 final.

El partido se abrió con un injusto penal pero se liquidó con buen fútbol del equipo de Almeyda. Los de Ragusa cayeron derrotados por quinta vez consecutiva y siguen sin generar volumen de juego que implique peligro para el rival. Gimnasia tendrá que trabajar y mejorar

Gimnasia jugó mejor pero Instituto le ganó 1 a 0

El Lobo sigue sin poder cortar la racha de derrotas, lleva cuatro consecutivas, aunque en Córdoba jugó mejor. El equipo de Ragusa y tuvo las mas clara, pero La Gloria con un penal dudoso lo venció. Con un arbitraje polémico y sin suerte, se alejó mas de la punta.

Desde el arranque, Gimnasia fue superior al local, llegando a los 3m mediante Triverio, pero de igual forma que a los 11m, Chiarini se quedó con el mano a mano. En medio a su vez, Franco estampó un cabezazo en el palo. El Lobo se plantó bien en el medio y dominó la primera parte.

Los cordobeses reaccionaron recién cerca del minuto 25, mediante una pelota parada que Gagliardi conectó de cabeza y pique al suelo, que Giménez sacó de la linea del arco cuando Crivelli había sido superado. El local no generó nada mas hasta los minutos finales.

A los 45m en una jugada muy complicada, Encina metió un pase dentro del área que dejó mano a mano a un delantero glorioso con Crivelli; en medio se atravesó Ramasco y en la pelota dividida el arbitro percibió una mano intencional del Gato y sentenció penal, que Dybala cambió por gol.

En el complemento, Instituto apostó a jugar de contra pero por sus propias imprecisiones no pudo liquidarlo. Ragusa a los 15m puso en cancha a Luna (por Díaz) y Sagarzazu (por Giménez) y el panorama cambió totalmente. Con buen ritmo y dinámica el Lobo se adueñó del campo.

Gimnasia lo arrinconó a fuerza de toques aunque sin lograr remates certeros. Esto sumado a al menos tres jugadas dudosas, que podrían haber sido penal para la visita, desmoralizaron al equipo jujeño que se fue sin puntos de Córdoba aunque jugando mejor que su rival.

El Lobo perdió 1 a 0 frente a Chacarita

Gimnasia volvió a perder, esta vez con Chacarita con gol de penal de Pena. Los de Ragusa jugaron mal, generaron poco, se mostraron erráticos y más allá de la actitud del primer tiempo, en lo global, no merecía ni empatar.

Desde el arranque el Lobo jugó con la intención de dominar el juego y proponer el ritmo del partido. Igualmente el encuentro demoró en tomar vuelo y recién a los 15m Chitzoff anotó la primera llegada para los de Ragusa, con una volea desde el borde del área y a los 22m un remate cruzado de Luna llegó desde lejos.

Sin tener casi la pelota, Chacarita llegó a los 25m con un remate de Dolci que Crivelli resolvió con un manotazo enviando la pelota sobre el travesaño. A los 35m la más clara fue de Luna que remató dentro del área y estampó el balón contra el palo, tras una buena jugada por las bandas.

En el complemento, Ragusa intentó tener mayor presencia en el medio y por eso metió a Maxi Rodriguez (por Saucedo), pero las primeras llegadas fueron de Bastianini y Krupoviesa en dos jugadas generadas a espaldas de Chitzoff. Perdiendo todas las pelotas contra Pena y Paez, el Lobo se diluyó en el juego.

A los 37m Gabriel Díaz intentó cubrirse del remate funebrero, pero extendiendo los brazos de manera que se interpuso en el trayecto del balón de manera ilícita. Pena ejecutó y lo convirtió en el 1 a 0. A los 43m Tauber evitó el gol de Soto, que cabeceó de pique al suelo.

Esa última y única llegada del Lobo en el Segundo tiempo, no fue suficiente y así Gimnasia cayó derrotado por tercera vez consecutiva. Padeció el nivel de Saucedo, la ausencia de Ramasco que no supo ser suplida por Díaz y el bajo nivel que mostraron Sagarzazu y Luna a la hora de gambetear o completar una pared.

Ahora espera Instituto en Córdoba. Ragusa deberá volver a tomar el control del grupo y conseguir las alternativas que le permitan a Gimnasia retomar su nivel.

El Lobo cayó 4 a 0 frente a Atlanta

Gimnasia perdió por goleada frente al modesto equipo bohemio que superó en ganas y movilidad a los dirigidos por Ragusa. El local fue una sombra de sus buenos momentos y no jugó a nada.

El Lobo comenzó el partido de gran forma con profundidad propuesta por Garrido, con llegadas por la banda derecha, pero no le duró mas de diez minutos esta actitud. Hasta el minuto 20 ambos equipos se dividieron el juego en la mitad, pero en el primer centro visitante, Soriano desvió el remate en el primer palo y consiguió el Gol.

A los 29m Garrido desperdició el único y magistral pase de Luna al área de todo el partido. A los 39m en el segundo centro que llegaba al área de Crivelli la defensa nuevamente se equivocó y Aparicio fue quien remató con tranquilidad para poner el 2 a 0.

En el complemento la imagen de Gimnasia no mejoró mucho mas y encima la visita fue contundente y terminó goleando a los de Ragusa. Mas allá de un remate de Chitzoff cruzado que se estrelló en el palo, el Lobo no generó casi llegadas de peligro.

A los 15m Ferragut liquidó de cabeza el arco de un Crivelli que equivocaba la salida y permitía la habilitación para el 3 a 0. A los 19m Soriano escapó al mal movimiento defensivo de Gimnasia y de media vuelta dentro del área sentenció el 4 a 0.

Humillado por el resultado y superado en el juego, el Lobo no supo romper la defensa de Atlanta y no logró defenderse de un ataque leve pero contundente. Gimnasia tendrá que trabajar para revertir un nivel que viene decayendo en las ultimas fechas e intentar volver a aquel nivel de las primeras fechas que lo pusieron en lo mas alto del campeonato.

El Lobo jujeño perdió 1 a 0 frente al platense

Siendo apenas un poco mas, Gimnasia de La Plata se quedó con la victoria, con el gol de Vargas. Los de Ragusa jugaron un buen primer tiempo y se desdibujaron en el complemento. Tuvo sus chances el equipo jujeño pero terminó sin ideas, una vez que Luna fue sustituido.

En el primer tiempo los locales intentaron en varias ocasiones abrir su juego por las bandas con Casco y Chávez, obligado por la buena defensa de los jujeños por la zona media. A los 12m la mas clara llegó de cabeza para los de Troglio que Crivelli atajó de manera magnifica muy abajo sobre su palo derecho. A los 20m se equilibró y Chitzoff exigió con remate cruzado a Moretti.

Mas allá de algunas jugadas de Chávez en profundidad, los de La Plata alternó centros erráticos y tibios remates. Los de Ragusa nunca perdieron el orden y aunque retrocedió unos metros por momentos, tuvo sus chances de pelota parada y gran movilidad para hacer de la posesión intentos concretos de gestación para sus llegadas al área rival.

En el inicio del complemento, una pared entre Vargas y Quiñones, en la puerta del área grande le permitieron a este ultimo enviar un remate frontal que se fue apenas arriba del travesaño de Crivelli. A los 14m Vargas facturó el retroceso del lobo jujeño en el campo, y desde un espacio que le permitieron por izquierda en el área, el uruguayo definió al ángulo, marcando el 1 a 0.

A los 19m, el arquero platense le atajó un gran mano a mano a Ferreyra; y a los 24m el palo evitó el segundo gol de los Troglio, tras el remate rasante de Capurro. Ragusa, desde el minuto 25, decidió jugar con Gabriel Diaz (salió Saucedo), con Triverio (salió Chitzoff) y sin Luna (ingresó Magno). Desde allí el equipo jujeño no volvió a disputar el dominio del partido.

Una parte final del Lobo donde careció de referencia en ataque, conducción en el medio e ideas. Siendo apenas un poco mas, los de La Plata se quedaron con los tres puntos. Ragusa deberá trabajar en Gimnasia, sobre todo en sus variantes, porque si la intención es oxigenar el juego sin Luna en el campo, hasta aquí solo se han asfixiado las ideas.