El segundo tiempo fue totalmente distinto. Hubo vértigo, llegadas y goles. Arzubialde abrió el complemento metiendo a Castillo (Alonso) y Gil (Manzano) le quito timidez al ataque y le aporto profundidad con el Gauchito. Tan es así que la primera fue de Yedro y Arraya en el mano a mano no desperdicio y empato el partido. Gol de Gimnasia y empate.
Algunos remates de Zapata y Diaz pero muy poco de un nervioso Instituto que no se mostró preciso ni peligroso en ningún pasaje del complemento.
A los 20 minutos el Lobo tomo las riendas y se perfilo con mayor ambición. Se fue encima de la visita hasta que logro desequilibrar el partido al minuto 42 minutos con un buen centro excelente de Gil y gran cabezazo de Caggiano. Queda la duda si la toco o no en offside Arraya, pero ahora solo hay lugar para el festejo de un equipo que no se rindió y siguió fiel a su impronta histórica.

Anuncios