El lobo jujeño sigue por la senda correcta, empató en Comodoro Rivadavia frente a la C.A.I. y sumó su quinto partido sin perder. No pudo ser triunfo pero el punto sirve por como se dio el partido y porque sigue cerca de los de arriba.

El partido tuvo una forma de jugarse durante 90 minutos y otra con goles incluidos en los 3 adicionados al final. El primer tiempo tuvo al equipo de Arzubialde, que sancionado dirigió desde la platea, jugando a lo que las condiciones climáticas le permitieron. A más de 2.800 km de Jujuy el estadio de la C.A.I. tiene como característica fundamental el viento incesante que se despliega en la cancha. Es costumbre que las ráfagas en el estadio sean de mas de 100 km/hora si bien durante el partido no superaron los 50 km/hora, terminó siendo fundamental para que Gimnasia no logre la victoria. El mal diseño del estadio, las inclemencias del tiempo y las ráfagas hicieron imposible que el lobo despliegue  su mejor forma futbolística.

En la segunda mitad el lobo salió mas decidido y logró jugar un poco mas arriba en el campo, gracias también a que por momentos el viento desapareció como factor y Gimnasia se acomodo en su juego. Luna comenzó a animarse, Castillo precisó sus pases y delanteros frescos, como Caggiano y Romero, tuvieron sus chances. El chaqueño Romero fue justamente el que logró robar una pelota cerca del área y tras una corrida importante logró definir el 1 a 0 a los 46m. Ninguno había marcado superioridades pero Gimnasia con gran esfuerzo e inteligencia había conseguido la diferencia. El partido se desvanecía sobre el final y los puntos parecían estar en la valija jujeña pero el arquero sureño Capogrosso tenía otros planes, salió hasta el lateral derecho en la última pelota y cuando todos esperaban que la pelota cayera en forma de centro en el área de Gimnasia, el viento la tomó con rudeza y, aprovechando el sol de frente en la visión de De Giorgi y su complicidad en parte, la colocó en un ángulo.

Fue 1 a 1 en una cancha donde cuesta mucho jugar y parece ser casi imposible ganar sin tener viento a favor. Poco importa de quienes fueron los errores, Gimnasia tiene que pensar en Olimpo de Bahía Blanca, que lo visita el próximo domingo 28 a las 17 horas, y que si gana podrá estar casi dentro de la promoción.